Vinos Crianza

¿Qué es un vino crianza?

Los Vinos Crianza son aquellos que tienen unenvejecimiento de, al menos, 24 meses, en el caso de los Vinos Tintos Crianza de los cuales deben pasaren barrica entre 6 y 12 meses y el resto en botella. En función del Consejo Regulador de cada Denominación de Origen, la crianza en barrica puede variar, exigiendo por ejemplo una crianza en barrica de, al menos, 12 meses.  

 

Cuando nos referimos a los Vinos Rosados Crianza y Vinos Blancos Crianza, el tiempo de envejecimiento total desciende a 18 meses, pero el periodo que debe pasar en barrica es el mismo que para los Vinos Tintos Crianza. 

Vinos destacados Crianza

-10%
-10%
-10%
-10%
  • Características de los vinos crianza y cómo identificarlos

    Durante la crianza, el contacto del vino con la madera permite un cierto grado de microoxigenación, que lleva a una oxidación del vino muy lenta y controlada. Estos dos factores modifican las características organolépticas del propio vino, dándoles aromas mucho más complejos y sutiles, los llamados aromas terciarios del vino: tostados, aromas a madera, especias, etc., sin perder los aromas florales de los vinos jóvenes.

    Por otra parte, el color del Vino Crianza también cambia, perdiendo cierto brillo y esos reflejos violáceos con respecto a los jóvenes. Así, los Vinos Tintos Crianza suelen caracterizarse por un rojo cereza intenso y profundo. En el caso de los blancos, estos evolucionan hacia matices más dorados.

    En cuanto a los sabores y la textura de los Vinos Crianza, suelen ser mucho más equilibrados y estructurados, con algo más de cuerpo y con taninos aterciopelados. Se suelen definir como vinos redondos. 

    El periodo de crianza proporciona al vino su aroma y sabor característico. Pero las barricas deben trasegarse periódicamente para separar los residuos, que se van depositando en el fondo y que, si no se retiran, podrían estropearlo.

  • Cuándo consumir un vino crianza

    El periodo recomendado de consumo de un Vino Crianza puede comprender entre cinco y diez años, dependiendo de sus condiciones de guarda.
  • Diferencias entre vinos crianza y vinos reserva

    En los casos de los Vinos Crianza, estos pasan por barricas de roble para su evolución y envejecimiento, y eso hace que desarrollen los aromas terciarios; matices más sutiles y efímeros, que nos recordarán al aroma de la madera, del café, del cuero, de las nueces, etc. A su vez, muestran atributos organolépticos más evolucionados y complejos; mayor cuerpo y estructura, más untuosidad, colores más apagados, menor acidez y mayor concentración de alcohol.

    Los Vinos Reserva, por su lado, pasan por un periodo mínimo de 3 años envejeciendo, de los cuales mínimo 12 debe ser en barrica y el resto en botella. Estos periodos se acortan para los vinos blancos y rosados, cuyo envejecimiento se sitúa en los 18 meses, y deben ponerse a la venta una vez cumplidos los dos años. Por otro lado, la vida total de un vino reserva es superior a la de la crianza, con lo que una botella con más de 10 años estará aún en condiciones óptimas de ser consumida.