Cata Vinos Barcelona

Descubre la experiencia de una cata de vinos en Barcelona

 


Si quieres entender todos estos procesos y aprender a catar vinos blancos, vinos tintos, rosados, espumosos o hacer comparaciones entre Denominaciones de Origen, no te pierdas ni un sorbo de las catas de Petit Celler. Para todos los paladares. ¡Es una experiencia que no te dejará indiferente!

 

Una cata de vinos es una manera estructurada y profesional de probar un vino. Es un análisis sensorial que va desde la vista, los aromas y el sabor los cuales nos van dando información sobre el origen, las condiciones en las que creció la vid, la elaboración e incluso la barrica en la cual se guardó. En una cata de vinos se detectan gran cantidad de elementos que nos ayudarán a comprender y disfrutar más del vino.

 

En una cata de vinos, no sólo se utiliza el paladar para degustar, sino también el olfato y la vista. Es por ese motivo que el sitio donde se hace la cata debe estar bien iluminado, aireado, carente de olores y a una temperatura adecuada para servir el vino.

 

Procedimientos para una cata

 

En una cata, los catadores prueban con atención distintos tipos de vinos para apreciar sus cualidades. Existen catas profesionales con asignación de puntuaciones o catas y degustaciones para wine lovers que no necesariamente puntúan los vinos, simplemente los disfrutan como experiencia.

 

En Petit Celler disponemos de diferentes servicios según lo que se busque en cada ocasión. Nuestro objetivo es transmitir la pasión por la cultura del vino a través de catas de vino y maridajes.

 

Para proceder en una cata debemos primero empezar por los denominados factores externos, como la temperatura del vino y del ambiente.

 

La temperatura ideal para servir el vino depende del tipo de vino que se esté sirviendo. Como regla general, los vinos tintos se sirven a temperatura ambiente, que oscila entre los 15 y los 18 grados Celsius. Los vinos blancos y rosados se sirven fríos, generalmente entre 7 y 13 grados Celsius.

 

Los vinos espumosos, como el champagne o el cava, también se sirven fríos, pero a una temperatura ligeramente más baja, alrededor de los 6 grados Celsius.

 

Después ya entraríamos en la fase visual, que hace referencia a uno de los tres sentidos que usaremos para la cata: vista, gusto y olfato. Algunas veces se puede usar también el tacto, para saber la densidad o otros factores.


En la fase visual, y cogiendo la copa por la base para no calentarla con las manos, debemos fijarnos en el vino a contraluz y con un fondo blanco. De esta manera podremos apreciar el brillo, la nitidez y el color correctamente.

 

En la fase olfativa, primero nos aproximarremos la copa a la nariz sin agitarla, sólo para detectar los aromas “primarios” provenientes de las variedades de las uvas. Después, moveremos la copa en torno a su eje vertical para apreciar otros aromas como los secundarios, o de elaboración, y lo terciarios o de crianza.

Los aromas más comunes del vino son:

 

  • Primarios o varietales: florales, frutales (fruta verde, cítrica, tropical, roja, negra o seca), herbaceos y especias.
  • Secundarios o de elaboración: levaduras, lacteos, tostados, ahumados, etc.
  • Tercirarios o de crianza: fruta muy madura o compotada, miel, frutos secos, cuero, sotobosque, etc.

 

Después, en la fase gustativa se cata el vino con pequeños sorbos, llevándolo al paladar y moviéndolo de un lado a otro de la boca para apreciar la acidez, los taninos y todos los sabores del vino. Podremos encontrar sabores dulces, salados, amargos o ácidos. Muchas veces se suele hacer entrar aire por la boca mientras aun tenemos el sorbo, así se puede apreciar mejor la intensidad de sus aromas. Una vez hecha esta degustación el vino se puede tragar o escupir. Un catador profesional lo escupiría en una escupidera.

 

En este punto es donde se suele tomar notas de la persistencia del vino en boca. Baja si la sensación en boca no dura más de tres segundos al tragarlo, media si esta sensación perdura entre 3 y 6 segundos y persistencia alta si su sensación dura más de 6 segundos.

 

 

 

 

Catas de Vino Petit Celler

En las catas de Petit Celler se entrenan estas sensaciones para poder apreciar el color, aromas, gustos y complejidad del vino.

 

Cata de Vinos Rioja, Albariños, Penedés o Rías Baixas

 

En Petit Celler disponemos también de Catas de Vino especializadas según denominación de Origen para aprender a identifcar los vinos de las principales regones vitivinícolas. Y es que hacer una cata de vinos del Penedés, del Priorat, Rías Baixas, de Ribera del Duero o de vinos de la Rioja tiene sus particularidades. También podrás encontrar, o crear a medida, catas comparativas a ciegas de 4 tipos de vinos de diferentes zonas vitivinícolas de España.

 

Actualmente tenemos las siguientes experiencias en las tiendas de Petit Celler Barcelona y Petit Celler Garraf: https://www.petitceller.com/es/catas


Son catas que se adaptan a cualquier tipio de necesidad. Des de catas para principiantes, expertos, para grupos de empresa o para grupos que buscan realizar una actividad diferente, amena y divertida.

 

 

Novedad
Novedad
Novedad
Novedad
Novedad
Novedad
Novedad